viernes, noviembre 09, 2007


Los espejos de suelo

Hasta ahora nunca había vivido en una casa cuyos suelos pudieran reflejar mi imagen. En esta habitación me encuentro, cada dos por tres, con la pupila clavada en la intersección de cuatro baldosines.
Los espejos de pared y armario son neutros, humanamente objetivos. Los de techo, halagadores y exuberantes, irreales.
Todavía no conozco el carácter de las plaquetas. Sólo sé, por el momento, que ocultan el forjado.

Francisco José Martínez Morán

5 comentarios:

Ana Muñoz dijo...

Pero qué bien!! lo buscaré en cuanto pise una librería.

Gracias!! Me hace ilusión saber que voy a poder leerte!

muuuak.

grande dijo...

anTes es QuE No FreGabas nuncA?

GrAnde!!!

Beíta dijo...

joer k bueno: pelillos de punta

nunka se puede ser el primero no???


un besoooooo

ana dijo...

Lo de Otto me ha partido el corazón.

la tua mamma dijo...

Cuando mires a los baldosines de espejos de tu suelo recuerda siempre que tuya es la corona de laurel que se refleja y que tú no eres Poulidor. Mi primero...