miércoles, julio 08, 2009

Acequias

Estaba en la penumbra y tú me has hecho
luz. No era más que un árbol sin abril,
abrojo en campo estéril, y tu nombre,
Amor, me ha dado el agua y las acequias,
ha vestido de arriates mi destierro.

Francisco José Martínez Morán

22 comentarios:

Imbatible dijo...

¡Madre mía!!!
No voy a decir lo primero que se me ocurre sino lo segundo: un poema así deja al lector con los ojos abiertos, paralizados antes de que las lágrimas busque su cauce en esas acequias.
El título le va genial (al poema anterior yo, chula, le quitaría dos palabras). Desde luego, los dos últimos versos son de fuegos artificiales (el árbol en abril me gusta un poco menos, pero lo acepto).

Qué estupendo este regreso repleto de tesoros.
Abrazo

maria dijo...

La palabra arriate siempre me ha parecido tremendamente folklórica...
no se yo porqué

veridiana dijo...

¿ No seré yo? no claro yo soy mayo, el capullo florecido.

Besitos

veridiana dijo...

¿ No seré yo? no claro yo soy mayo, el capullo florecido.

Besitos

Kurtteim Guafftum dijo...

Excelente


cuidate mucho
nos leemos
hasta pronto

saludos

la tua mamma dijo...

Entro a comentar después de no poder hacerlo desde hace tiempo.¿El trabajo y los medios de transporte absorben casi toda mi vida!
Pero...el mundo se detiene cuando te leo, miro al horizonte y descubro el océano, el campo morado y refrescante, ya no hace calor, todo sonríe y la ciudad se tiñe de colores nuevos irreconocibles e indefinibles.¡Qué bonito pintas el mundo! Te quiero, mi hombrecito, mañana nos vemos.

Enrique Sabaté dijo...

Paso a saludarte y leo tus acequias con más agua que el pantano de Entrepeñas.

Saludos.

gloria dijo...

¡¡ Una madre siempre es una madre!!

Aunque en este caso te sobre la razón:El chico te ha salido listo.

En serio, es un placer leer sus poemas. ¡ Felicidades!

Un beso a ambos.

clothobobardi dijo...

Me ha gustado muchísimo!! Sobre todo el sonido de la vida...
LA LUZ, LA FLOR, EL FRUTO, EL AGUA, LA VIDA, EL AMOR.
Te leo siempre que me doy un paseo por internet :-)
Un besote grande Grande!! :-)

Abril dijo...

¡Precioso! Me ha encantado. Un beso.

P.D.: gracias por lo de la firma, sólo hay un incoveniente: yo soy una persona excesivamente tímida, ja ja.

Antonio Azuaga dijo...

“La tua mamma” dice muy bien lo que debe decirse. Yo sólo puedo añadir, un mucho gracianescamente, que la brevedad es inmensa cuando es contundente, y que a esa contundencia de la breve inmensidad, "los mortales" la llamamos “poesía”.

Un abrazo.

ana dijo...

¡gracias por tu bien¡
he de llamarte.

ana dijo...

feliz ya sabes

Julio Castelló dijo...

Ah, los renovados votos...
¿Por qué será que ahora todo me suena a árabe? El corazón esponjado en Istanbul y camino de Granada.
Pero antes nos vemos.

viernes dijo...

me ha gustado mucho este poema: felicidades!

saludos

Anónimo dijo...

Mil enhorabuenas!
Feliz comienzo de esta nueva etapa.
Un beso a los dos

Carmen de Isabel

Ramiro Rosón dijo...

Es la primera vez que entro en este blog y me ha gustado mucho este poema. Me parece que refleja muy bien la fuerza salvadora del amor. Y el comienzo me recuerda, por el juego de la luz y la penumbra, al de un poema de Rafael Alberti, "Retornos del amor recién aparecido", de su libro "Retornos de lo vivo lejano":

"Cuando tú apareciste,
penaba yo en la entraña más profunda
de una cueva sin aire y sin salida.

[...]

Sobre mí derramaste tus cabellos
y ascendí al sol y vi que eran la aurora
cubriendo un alto más en primavera."

ana dijo...

precioso poema, ahora que vuelvo a él.

Amparo dijo...

Hola!!

¡¡LEO EN BABELIA, con retraso, QUE ERES UNA DE LAS SIETE RUTAS DE LA NUEVA POESÍA!!"Huellas ingobernables / en el mapa del alma", ¿no es metafísica? ¿Y sí lo es "De gran dureza, el diamante se caracteriza -paradójicamente- por su extrema fragilidad" (de Javier Moreno)?
Hum.
Enhorabuena!!!

Olga B. dijo...

Apareces y desapareces como el Guadiana.
Vuelves sin volver y dejas como pistas de belleza, piedrecitas;-)
Buen (resto de) verano!

Chamila dijo...

Elel mu kechi malal!
Kalli amulepe ñi ko
Elel mu kechi malal!wiño petu ñi kuyfimogen
Feypi Willi Kvrvf ñi Pvllv.
mogeley tati
iñchiñ ñi kom pu che,
ñi ou wenvy: mulfen ñi mogen


La Luna es el ave

que va alumbrando

mis palabras

su canto memoria

del Sol sobre mis aguas


Fui Fui, Kaallv Pewma
ñi Kuyfikeche, feypimeken
Iñche tati kvpan zugual
mi Piwke mu
mi kelluafiel ñi wewal
tañi pu kayñe


Que mis raudales sigan

que vuelva en flor

la vida libre

espíritu del viento

respiro de llovizna

¿se quedará sin sombra

el valle en que florece

el pensamiento, el aire

que sembramos?

Somos danza del amor

cuando amanece.

samsa777 dijo...

¡Muchísimas gracias a todos!