domingo, enero 04, 2009

Culpa

»Wie ein Hund!« sagte er, es war, als sollte die Scham ihn überleben.
F. Kafka, Der Process
m
m
Me estallan los oídos.
m
Alguien al otro lado del tabique
se mofa de mi culpa, me conoce,
sabe a la perfección que me avergüenzo;
calla, susurra y calla, su estrategia
es infalible: seda en los resquicios.
m
m
Francisco José Martínez Morán
m

22 comentarios:

viernes dijo...

Me parece mu bueno este poema, la palabra precisa es una forma ideal de empezar el año. Feliz año.

Chamila dijo...

LA EDAD DE ORO de José Martí


Dos milagros

Iba un niño travieso
Cazando mariposas;
las cazaba el bribón, les daba un beso,
y después las soltaba entre las rosas.

Por tierra, en un estero,
estaba un sicomoro;
le da un rayo de sol, y del madero
muerto, sale volando un ave de oro.

Arsenio Bernal dijo...

Alguien nos conoce siempre... y calla.
Saludos

Amparo dijo...

¡Ah!

Fantástico.
Estás encerrado en un capel como un gusano que engorda para transformarse.
Dentro de una caja oscura dentro de un armario dentro de un cuarto dentro de un piso dentro de una casa.

Eso es lo que te crees tú, que conocen tu culpa, pero es un farol.


Abrazo

la tua mamma dijo...

SEDA EN LOS RESQUICIOS...Hoy no lograré hacer nada, salvo darle vueltas en mi cabeza a la suprema combinación de estas cuatro palabras...¡Y en el trabajo no tengo baberos!

VUK dijo...

hey, samsa! quisiera pedirte permiso para utilizar alguna de tus fotos para ilustrar mis entradas... me lo concedes?
un besazo...
vecinos?
besos!

lys dijo...

Todos tendríamos que poner seda en los resquicios, para filtrar los susurros de la culpa.

UN SALUDO

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Cuando aún se tiene vergüenza, no todo está perdido. Un saludo

Óscar Santos Payán dijo...

Gracias por tu visita amigo. Tenemos que hacernos visitas pero físicamente. Me gusta tu poema. En cuanto a las discusiones es lo que tú dices. ¿Qué nos queda? Y si queda la razón para qué sirve? Estoy contigo. La vida es un viaje que merece la pena y los claroscuros. Un abrazo fuerte

Olga B. dijo...

Más seda y menos resquicios harían falta. Y mucha gente que susurre y calle, y mucha más capaz de avergonzarse.
Qué curioso poema... lástima no entender la frase del Proceso.
Un beso.

Olga B. dijo...

¡Gracias! Siempre igual de atento;-) Pero sí tienes la dirección de contacto, hombre.
Saludos muy tardíos y cansados.

maría nefeli dijo...

Es un grandísimo poema, Fran...
un abrazo fuerte

Vanlat dijo...

Back at home. Que sepas que ha sido uno de los brings mejor comentados de los que conozco (y voy por los 60 ya)

veridiana dijo...

Tengo el mismo problema con mi vecino...
Lo mejor tocar un instrumento.( Es guasa)

Un besito

Dicenquedicenquedigo dijo...

Dime....¿y cuando la seda estalla?



Un placer pasear por tu blog.

Julio Castelló dijo...

Debe ser interesante eso de la culpa... y de la seda...

samsa777 dijo...

Muchísimas gracias a todos. Sois demasiado amables. Demasiado.

Abrazos y besos,

Francisco

marisa dijo...

Sé que llego muy tarde pero es tan bello que no he podido resistirme a su conjuro de sedas, resquicios y vergüenzas. Un abrazo, poeta

samsa777 dijo...

Muchas gracias a ti, Marisa.

ana dijo...

Es un poema espléndido.Sólo me chirria el primer verso, "por demasiado contextualizador".Pero me encanta la limpieza del poema, es perfecto.
besitos.

samsa777 dijo...

¡Gracias, Ana!

Anónimo dijo...

hasta que choque, china con africa !!... cuando, cuanto?
Nos sostenémos solo al reprimir...
verguenza que azota nuestro cuerpo, el de tu propio talle encontrado y torturado una y otra vez, contra el tabique de la memoria ! Extensión limitada,que insístes en llamar pared.
Cobardía viscosa, que amortigua el fuera de orden regular. Asustando tu propia voz. Que se acumula en viajes de conocimientos pasivos. Sonido ciego que gritas, y no te escuchas, pero que si plasmas de versos bellos de olvido Y en la cínica seda de los
resquicios, que como tu ya lo justificaste antes,se acumula solo
los restos imprecisos de un alféizar.

saludos designiio.