viernes, mayo 08, 2015

Si nunca te has marchado, ¿por qué vuelves? (4)






Vestir la piel de antaño, el mito antiguo.



9 comentarios:

Pinito dijo...

¿Qué cámara es esa?

samsa777 dijo...

¡Ah! Mi vieja Yashica... es una joya, Pinito.

Alberto Pizarro dijo...

La piel que habitas...

Felpu dijo...

¡Aquí esta mañana había otra foto!

Inuk dijo...


Porque a veces mentimos. Porque nos creemos tremendos diciendo "nunca me fui" pero todos sabemos - lo sabemos- que sí que utilizamos esas frases para irnos dando un portazo y sin que suene la puerta.

Y déjame decirte que es genial que hayas vuelto, aunque no seas el mismo. Es genial. Lo es. Sí.

Ariadna dijo...

¿Y dónde está el otro, el otro?

samsa777 dijo...

En ella siempre, Alberto... y sin embargo, tan cambiada y cambiante. Perpetua mutación. ¡Gracias, un gran abrazo!

En efecto, Felpu y Ariadna: pero me lo pensé mejor. Esta fotografía encaja más con lo que quería decir, simplemente. Gracias a los dos. Un saludo.

Gracias por estar aquí a la vuelta, Inuk: un honor que me leas, un placer leerte. Claro que mentimos y, sobre todo, como bien dices, cuando negamos que ya no estamos donde nos pensábamos. Un gran abrazo y, de corazón, insisto, ¡gracias!

MiradaVerzul dijo...

Las pieles de antaño son pequeños imposibles con esperanza... Una esperanza rara.

samsa777 dijo...

Esperanza a jirones, mudanza de lo antiguo... y al mismo tiempo, asidero. ¡Gracias, MiradaVerzul! Un beso