domingo, noviembre 02, 2008




Qué poco va quedando alrededor.
Qué poco va quedando de nosotros.


32 comentarios:

ana dijo...

no llores...

Antonio Azuaga dijo...

Entrañable. Para mí sobre todo la primera; para ti y para tu padre y para Julio, sin duda mucho más. Tú conservas el gesto y la mirada.
Y no es de extrañar que “alrededor” vaya quedando poco. Lo que ocurre es que todo lo que falta lo llevamos dentro. Muy dentro. La vida es una acumulación de ausencias.
Un abrazo.

soperos dijo...

hay un pasado común en todos los seres humanos.

besos,
òscar.

samsa777 dijo...

Gracias, Ana... ¡Menudo puchero estaba haciendo en la tercera! ¡Pero en las otras me reía con ganas! jejjejej Besote

Era un hombre excepcional, ¿verdad, Antonio? Creo que nunca conoceré a nadie como él, a nadie tan bueno, noble y generoso. Un abrazo muy fuerte y gracias por tus palabras. Me han emocionado.

Soperos: y eso es lo hermoso. Común y extraordinario. Besos.

amparo dijo...

¡Madre mía qué angelito!
(por mucho Zipi y Zape)



Bueno, lo que pasa es que todo esto es acumulativo; así que: queda todo, al cabo.


Me dan ganas de comprarle algo al niño, pobre!

Abril dijo...

¡Qué bonitas! Jo, esta entrada me ha gustado muy mucho :) Además es que he visto la primera foto y ya sabía que eras tú... ¡te pareces mucho a ahora!
Bueno, que venía a darte las mil gracias por el link, no tenía ni idea... pero qué tristeza, que no vendan ese cuadro, tiene que estar en un museo, yo quiero verlo. Confío en que Munch hiciera más versiones (típico en él).
Un beso y un abrazo.

Vanlat dijo...

Yo venía a eso de poner la foto de una de bebé, a saludar y decir un par de tonterías, a dejar constancia de que pasé por aquí ahora y me encontré con un poema en imagen, más que nunca, comprensible alto y claro... Entonces pensé en lo mono que es el bebé que hace pucheros(me juego un pelo a que sigues frunciendo igual el ceño), en lo diferentes y tiernas que son las otras dos imágenes, en el Zipi-Zape que llevas entre brazos y que recuerdo haber leído tras robárselo a algún amigo más mayor (y por ende, más viejo, más antiguo). Me siento un poco como entonces, pequeña del todo, viniendo a meter la nariz por aquí porque me llama la atención. Me dispongo a firmarte y encuentro toda una sucesión de pieles y despieles en la puerta y para tragarlo todo la frase de Antonio: Todo lo que falta lo llevamos dentro... Y yo pensnado que estaba vacía... resulto ser una matriuska con un dentro-fuera de lo más curioso.
Pero no era eso lo que quería decir, sino que un beso bien grande, unos pocos mimos (si es que los mimos alguna vez son pocos) y eso...
Muackas

Óscar Santos Payán dijo...

Hermosas las palabras. Así es este viaje. Sé de sobra que siempre ves la cara dulce del feroz invierno.
Lo del día 11 confirmado. Hablamos el lunes 10 para quedar. Un abrazo hasta entonces

lys dijo...

Ya se ha dicho, pero lo repito. Es un un bello poema sin apenas palabras. Y tu, a pesar del puchero, tienes una cara de pillin...

Saludos.

soleluna dijo...

Depende de nosotros, todo depende de nosotros... es la terrible responsabilidad del ser humano.

Un abrazo sin puchero!

:)

Anónimo dijo...

Me encantan las fotos de nuestras épocas pasadas.
Pareces un niño de cuento. ¡ un principito!

Besos Veridiana

Beíta dijo...

:'(

marisa dijo...

Y ellos siempre mirándonos desde la pálida fotografía en que se van muriendo, cubiertos de nostalgias, perfumados de tiempo... Venir a tu blog es rodearse de belleza aun cuando esta nazca del dolor, de la pérdida, de los años pasados, de lo irrecuperable... La música maravillosa lo envuelve todo. Da pena tenerse que marchar.

la tua mamma dijo...

Entre Antonio y mi hijo me han hecho llorar...MI SUEGRO era un ser especial, le quiero y querré siempre y vivo con casi un calco de él...En la segunda foto está con mi yaya y mi madre que siguen en nosotros, y, al lado mi padre al que a veces su cabeza le aparta de nosotros...Tantos seres maravillosos que llevaremos en nuestras mentes y corazones... El lloriqueo no era habitual en mi niño, siempre reía, eso es de mamá, por eso esta foto es una verdadera rareza. Era precioso, es precioso...

Betty B. dijo...

Pues sí que estás guapo, pareces un angelito tristón en la última, una ricura:-) Yo tengo dos niños y a esa edad son para comérselos...
Qué sensación mas rara de reconocimiento y extrañeza dejan las fotos antiguas, ¿verdad?; cuando miro fotos antiguas de personas queridas, no sé si me acercan o me alejan de ese tiempo que guardan.
En fin.
Saludos, Francisco.

gloria dijo...

" La familia...." como diría el patriarca de la familia Corleone.

¿ Sigues siendo tan guapo de mayor?

Siempre quedará algo de nosotros.
Un beso

Gloria

Tania dijo...

"A dónde van las palabras
que no se quedaron...
...a dónde va las miradas
de un día cualquiera...

..Acaso nunca vuelven a ser algo
acaso se van..."

Silvio.

Besote

maría nefeli dijo...

Eso mismo me repito yo muchos días...

Saoirse dijo...

Lo que me faltaba para llorar hoy jajaja.

Un beso.

rubén dijo...

Tal vez lo que va quedando es aquello que somos.

Mientras... dijo...

Me he dado un paseo por mis recuerdos, cuando no tenía conciencia del peligro, de los problemas de los mayores....lo pasaba genial con poco. Es bonito irse un momento y recordar.

Jenni dijo...

Así es la vida, lo importante es que uno se quede con los buenos recuerdos y los mejores momentos.
Un saludo

Marco Antonio dijo...

me encanta la vejez
me encanta la historia y

los relatos que se mezclan en su vertice

Saludotes

Marco

amparo dijo...

Auster: muy bueno. Me gustó.

amparo dijo...

¡No me lo pierdo! Habla despacito ¿eh?

(Sí, ahí ha sido)

Chao.

El futuro sin magia dijo...

¿verdad que el pasado tiene otro color, como las fotos antiguas?


(menudo rubiales estabas hecho, ¿eh?)

un besazo

tournesols dijo...

Un beso en la mejilla izquierda*

Claude Lacombe. dijo...

Tu primer apego a los clásicos, ese Zipi y Zape.. genial... por las fotos de mayor, estás igual!!

Un saludo nostálgico.

Jaime antonio ツ dijo...

que sinceras y maravillosas fotografías
en tus textos noto que sabes bastante
Me traes a la memoria Borges
no sé por qué. Cuidate mucho
me pasaré por tu flickr también, pues yo también tengo cuenta.

Cuidate, te agregaré en mi lista de blog
un abrazo

au revoir.


Jaime

rubén dijo...

Por cierto, eras un niño muy guapo... ¿Qué te ha pasado?

:-)

samsa777 dijo...

Amparo: nada, nada, las apariencias no engañan: era muy, muy buenecito... ¡casi remilgado! jejejejeje Gracias por leerme en el Arsénico. Un beso muy fuerte.

Abril: por mucho que digáis, yo creo que he cambiado bastante jejejjeje Para peor, como alguien dice más abajo jejejejej Muchas gracias, tu entrada es preciosa. Besos.

Vanlat: gracias por los mimos, siempre son bienvenidos. Es un misterio lo que contenemos y lo que nos cerca, la verdad. Por cierto: ¡qué capacidad de observación tienes: me fascina! jejjeje Un besote.

Gracias, Óscar. Valió la pena. Eres genial. Un abrazo.

Lys: gracias por tus palabras... creo que me hice más pillín con los años... ¡pero tampoco mucho, no te creas! Besos.

Mita: qué razón tienes, esa es la soledad decisiva. Un beso... ¡nos tenemos que ver prontito!

Veridiana: mi madre me solía disfrazar de príncipe, sí... jejejejej Las fotos antiguas me encantan, son un blues visual. Un beso y da recuerdos...

Bea: tú lo has dicho, exactamente eso. Te quiero, hermana.

Marisa: tu comentario me llega muy hondo. Gracias. Un beso, poco más puedo decir.

Madre: no te puedo decir más, como le he comentado a tu hija, que es mi hermana. Es así, tal cual. Un beso muy fuerte.

Betty B.: desgraciadamente, creo que nos alejan... por desgracia creo que es así. Un beso y muchas gracias: esa reflexión sobre la distancia me ha tenido muchos días ocupado.

Gloria: nada, se marchó todo con la edad... el invierno, que no hace mudanza en su costumbre. Dato curioso: la parte materna de la segunda foto es italiana... la famiglia, tal cual. Besos y gracias por venir siempre.

Silvio es siempre tan preciso, Tania. Gracias por venir y traerlo de la mano. Un beso.

María Nefeli: yo lo hago constantemente. Gracias por tu amistad, es un tesoro.

Saoirse: jajajajja ¡No era mi intención! Bueno... quizás sí jajajajajja Es un sentimiento universal. Besos y gracias, nos vemos pronto.

Rubén: me gusta tu primer comentario jajajjaja ¡No sé si tanto el segundo! jajajjajaja Siendo objetivos, tienes toda la razón, no obstante. En serio ahora: gracias. Un abrazo.

Mientras: qué llena estaba la vida entonces. Gracias, un beso.

Jenni: exacto. Es un placer verte por aquí. Ahora viajo por tu blog, ¡me encantan las tierras nuevas!

Marco Antonio: ¡qué placer leerte de nuevo! Gracias, un fuerte abrazo desde España.

Clara: Ya soy poco rubiales... castaño claro, a lo sumo. Sí... el tono de esas fotos hipnotiza. Un besote y gracias.

Tournesols: ¡IGUALMENTE! jajajajaj ¡Gracias!

Claude: ¿Has vuelto? Te leo pronto... Sí, ya sabes que me apasionan los clásicos jeejjejeje Yo era más de Zipi y Zape que de Mortadelo y Filemón. Bueno, sobre todo yo iba con Tintín a todas partes :D Tú eres de los pocos que piensan que me mantengo igual jejejej no sé yo qué pensar. ¡Un fuerte abrazo!

Gracias, Jaime Antonio. Un saludo.

Anónimo dijo...

Me sumo una vez más, discretamente, a la larga lista de comentarios.
Desde hace tiempo me obsesiona tener fotos de mis amigos cuando eran niños. A veces descubres gestos que están impresos en la cara desde siempre, otras es como ver a otra persona, sin atisbo de pasado común, es sorprendente...
Recuerdo mi infancia con gran nitidez, la llevo puesta, cada recuerdo está enormemente vivo.
Tiene gracia porque solo nos hemos visto una vez en persona y al ver la foto te he reconocido :)

Un beso enorme.

Carla