lunes, septiembre 08, 2008

Lisboa I

b
Sólo quedan fachadas de cerámica,
azulejos marchitos por el sol,
y grietas y revoques desollados.
Cada casa en Lisboa es la memoria
de un olvido, la historia siempre abierta
de una herida habitada.

Francisco José Martínez Morán

23 comentarios:

viernes dijo...

vaya, hoy no hago más encontrarme la palabra Lisboa, en charlas correos, y ahora en tu blog, que la describe de forma muy parecida a oomo la viví este verano...
un saludo!

narvala dijo...

Me encanta esa foto, la quiero ampliar, el poema también me encanta.

prinzzchavo dijo...

Muy puta Lisboa, sí...

Cada vez que alguien dice "Atlántico" me acuerdo de ella.

Saludos a Q. S. Flores

soperos dijo...

no he estado en lisboa pero me gusta.

òscar.

veridiana dijo...

Todo va bien Fran, gracias.
¡Qué bonita Lisboa ! ¿verdad?.
Es una ciudad para cuya definición no existen epítetos,pues todos le quedan cortos.
Esos viejos monumentos de estilo colonial,el aire medieval de algunos de sus barrios; simpemente pasear por cualquier callejuela del Chiado.
Un abrazo

amparo dijo...

Qué poema tan, tan bello sobre la decandencia. Me quedo con la herida habitada.
La foto, humo y abandono, me encanta también.
Abrazo

Hernán Díaz de Leyre dijo...

Lisboa es, sin duda, una ciudad fascinante.

Un saludo.

Carlos G. C. dijo...

Hola,
decadente Lisboa,
vieja Europa.
Me gusta, gracias por la foto.

ana dijo...

llego tarde
:-(

tournesols dijo...

Ya está todo dicho: Lisboa decadente y preciosa y tan mágica como tu foto.

*

rubén dijo...

Siempre visitamos la misma ciudad, la que llevamos dentro de nosotros. Con Lisboa ocurre especialmente.

gloria dijo...

Tengo más sueño íntimo del que cabe en mí, y no quiero nada, no prefiero nada, no hay nada a donde huir.
¡ Lisboa al claro de luna y mi cansancio de mañana!
F.Pessoa
Pasear por Lisboa se asemeja más a un viaje imaginario que un recorrido por una urbe contemporánea.
Saludos

Abril dijo...

Hola Fran, ¿qué tal? Espero que hayas descansado. Ya había ganas de leerte y de ver tus fotos. No he estado en Lisboa... ¡me queda tanto por conocer!
Un beso.

Anónimo dijo...

Hermoso...

Beso

Estrella POlar

Leticia Moreno Pérez dijo...

Pobres casitas abandonadas. Manchas, grietas... parecen costras, heridas (no lo había pensado). ¿Las fachadas son el reflejo de sus habitantes? (No he estado en Lisboa...)

Beíta dijo...

Esta foto me gusta.
La entrada anterior no la pillo... el francés pues no es lo mio, lo he leído y entiendo algo de una mariposa... pero ni idea. Ah, y la foto, buena pero le falta algo, está rarilla.

El poema mola, como siempre.


Te quiero, hermano mío.
un bezO!

Julio Castelló dijo...

La imagen me encanta, tiene algo de mármol, y de piel... Pero el poema..., el poema es ¡acongojante!

Nuria dijo...

Adoré Lisboa en cuanto la vi pero cuando vi a Oporto, lloré como una magdalena también. Qué dos hermanas hermosas

Julio Castelló dijo...

"[...]la historia siempre abierta /
de una herida habitada"...
Y vuelvo.

soleluna dijo...

Ay la saudade!
Qué bien la describes!
¿Experiencia o intuición?

samsa777 dijo...

Querido Viernes: pues sí debe de estar de moda... por allí encontramos a muchos españoles este verano. Un saludo.

Narvala: pues el negativo lo tenemos en el cajón de la estantería del salón. Cuando quieras vamos a Ártico a enmarcarla. Te quiero.

Prinzzchavo: habría que verte por allí, rodeado de futbolistas... No quiero ni imaginar las juergas que viviste. Un abrazo.

soperos: es recomendable, mucho. Abrazos.

veridiana: me tranquilizas. Sí, es cierto: es una ciudad muy agradable para el paseo.

Amparo: gracias... ¡eres mi lectora más entusiasta! jajajajaj Un beso.

Lo es, Hernán. Un saludo y gracias.

Tú lo has dicho, Carlos. ¿Cómo va todo? ¿Vuelves pronto? Abrazos.

¡¡¡No llegas tarde, Ana!!! ¿Cómo va todo? Ahora me paso por la Cámara. Besos.

Gracias, Tournesols. ¡¡¡Besos!!!

En efecto, Rubén, parece que esa reflexión se hubiera hecho para Lisboa. Gracias y un fuerte abrazo.

Gracias por la cita y la reflexión, son bellísimas. Un abrazo.

¡Abril! Cómo me alegra volver a leerte. Sí, es recomendable Lisboa. Un beso.

Gracias, Estrella. Un beso muy fuerte.

Leticia: creo que sí, creo que son indisolubles casa y habitantes. Un beso.

Gracias, hermana. El problema es que son fotos escaneadas, y se nota en la calidad, que se resiente mucho. Besos.

Julio: ¡Gracias! ¡Gracias! Eres fantástico. ¿Nos vemos el miércoles? Besos

Nuria: hermosas y lentas y tristes. Gracias, un abrazo.

Mita: Sí, es experiencia... pero a la española, supongo, que es ligeramente distinta... Gracias... ¡Un beso!

la tua mamma dijo...

Es una ciudad tran entrañable para mí: mi viaje de novios, el viaje con mi niño chiquitín...Y me duele tanto que me digas que se cae de vejez y suciedad.

Fata Morgana dijo...

Hay un viejo ascensor abandonado, en Lisboa, cuyo nombre no recuerdo... lo que recuerdo es mi pavor de no poder acercarme.
Un ciudad desamparada, Lisboa, y tan verde, y húmeda, y llena de presencias difusas.
Un saludo.